sábado, 5 de septiembre de 2009

Bromas telefónicas

Estoy leyendo “Unión mística con la materia en fuga”, poesía de un joven boliviano, cuando suena el teléfono. -Al… -Usted ha ganado un bono vacacional. Presione 1. Mmm… publicidad telefónica. La grabación del teleoperador de acento venezolano repite inalterable: Usted ha ganado un bono vacacional. Presione 1. Y seré tonta pero me asalta una fantástica imagen del mar Caribe y ensoñada obedezco y machuco el 1. Suena una música instrumental, está bonita, sigo leyendo mientras espero. -Turismo No sé qué cosa, ¿En qué puedo ayudarle?, pregunta una dama con hands free desde una oficina remota. -Ehh…, apenas alcanzo a articular por el auricular porque de inmediato se corta la comunicación. Me colgaron ¿no es extraño? Quedo unos minutos en suspenso. Repaso las modalidades de estafa que advierten en las cadenas de mails, pienso en los hackers, los gusanos informáticos, los agujeros de gusano, en Philip K. Dick, en el Número 1.
Vale mencionar que hace unas semanas fui despertada a las 3 y algo de la mañana por el ringtone mágico que anunciaba un mensaje nuevo en mi celular. Tengo el sueño ligero así que refunfuñé deduciendo que era algún amigo/a eufórico/a y/o ebrio/a enviándome las coordenadas de una fiesta que no me podía perder, o quizás un amante arrebatado e impertinente.
Sólo por curiosidad me levanté a leer el condenado mensaje: Telefónica ofrecía una promoción de DUPLICAR o TRIPLICAR el saldo al activar tu estado de vigilia durante la madrugada Estimado usuario.
¿Cómo llegamos a esto? Los entes automáticos y programados han perdido el respeto por los seres humanos. Antes las bromas telefónicas las hacían los niños.




publicado el martes 21 de abril de 2009 en perú21

1 comentario:

Efraín Rozas dijo...

me encanta tu blog no nos abandones y postea mas seguido...

y anda el viernes 11 al Santa Ursula estará radiohuayco con La sarita, graten a las 7 pm....
besos